Actividades
<

Ruta de los Miradores

Contempla las mejores vistas que se esconden
 

La Posada Doña Urraca, cuenta con el privilegio de estar ubicada en el Parque Natural de Arribes del Duero, un espacio natural muy cuidado al ser un espacio protegido para el cuidado de las aves y la especial conservación de la biosfera.

La Posada Doña Urraca cuenta con todas las comodidades para que durante tu estancia te sientas como en casa. Además, dispone de restaurante propio para que sin salir de sus instalaciones disfrutes de los manjares de la gastronomía de Castilla y León.

Pero si hay algo que hace aún más recomendada alojarte en ella, es el entorno que la rodea. Inmensos paisajes cubiertos de vegetación, fauna diversa, amplia oferta de actividades entre las que elegir o simplemente tomarte esos días para descansar.

La Posada Doña Urraca, cuenta con el privilegio de estar ubicada en el Parque Natural de Arribes del Duero, un espacio natural muy cuidado al ser un espacio protegido para el cuidado de las aves y la especial conservación de la biosfera.

Como te he venido contando en anteriores artículos, los Arribes del Duero además de ser un espacio formado por paisajes que te dejaran sin palabras sea cual sea el lugar donde mires, también ofrece la posibilidad de realizar innumerables actividades al aire libre a través de las cuales poder descubrir su territorio.

En el artículo de hoy, me quiero centrar en una actividad más tranquila, apta para toda la familia y con la que pasar un día inolvidable.

Como he mencionado en líneas anteriores, los Arribes destacan por la belleza de su paisaje. La mejor forma de conocerlos desde diferentes perspectivas es sin duda la ruta de los miradores.

Por ello, te voy a nombrar algunos de los miradores que debes visitar para tener el lujo de contemplar las mejores vistas que se esconden entre España y Portugal.

1. MIRADOR DE LA FALLA.

Desde el cual, tendrás unas impresionantes vistas al estar situado en una zona elevada. Podrás observar tanto el paraje de los Arribes del Duero, el pueblo de Bemposta (Portugal) y los pequeños huertos cubiertos de árboles frutales y de olivos. Este lugar cuenta con pequeños banquitos para que los visitantes puedan sentarse y hacerse las míticas fotos para las redes sociales o simplemente descansar de la ruta mientras que disfrutan de las vistas.

También, con el paso de los años se han descubiertos restos arqueológicos, ya que fue una zona de asentamiento de antiguos pobladores y restos de un castillo.

             Autor: A pie de campo

2. LA PEÑA DEL CURA.

Si visitas Fermoselle esta es una parada obligatoria. A través de un pequeño y empinado camino que sale del Camino de los Arrierros llegamos a este singular rincón desde donde poder observar los olivares cubriendo las vistas del Duero.

Es un recorrido sencillo, al estar muy bien señalizado con balizas blancas y amarillas o carteles repartidos a lo largo del ancho camino. En esta ruta de una duración aproximada de tres horas, podrás contemplar diferentes paisajes: Las aguas del río Duero, numerosos árboles de encinas, grandes rocas sobre las cuales capturar fotos únicas… Además, si te desvías un poco de la ruta, llegarás hasta el mirador del Meandro del Duero o al pueblo de Pinilla de Fermoselle.

               

     Autor: Ruthirus

3. MIRADOR DEL CASTILLO.

Sin duda, la mejor elección, ya que desde aquí se disfruta de una completa panorámica de la localidad zamorana y del curso del río Duero haciendo frontera natural con Portugal.

Este mirador se encuentra situado en el mismo Fermoselle, concretamente en el castillo de Doña Urraca. El acceso se realiza a través de la calle Antonio Regojo, más conocida como “la Cuesta del Castillo” cuyo origen es la Plaza Mayor.

Al ser el punto más elevado de la localidad cuenta con unas vistas impresionantes desde las que contemplar desde el Duero y sus Arribes, hasta el embarcadero desde donde parten los famosos catamaranes turísticos o las laderas de las montañas cubiertas de diversa vegetación: olivos, naranjos o almendros, por ejemplo.

Autor: Senderismo proactivo

4. MIRADOR DEL TERRAPLÉN.

Para acceder a él, debes encontrar la calle del Terraplén, como bien indica su nombre, una calle estrecha pero llena de encanto, próxima a la Plaza Mayor.

Este mirador está orientado al oeste, lo que hace posible apreciar el clásico sistema de bancales de los Arribes del Duero cubiertos de campos de cultivo con una gran variedad de árboles. Si no eres de la zona, los bancales son una especie de terrazas colocadas de forma escalonada a lo largo de la ladera.

Los Bancales. Autor: jjgonzalo.

5. MIRADOR DE LAS PEÑAS.

Es uno de los tantos miradores que se encuentran en el casco histórico de la ciudad de Fermoselle. Para llegar hasta él, debes acceder a partir de la calle Corral Concejo.

Desde este punto hay unas bonitas vistas de las pequeñas casas construidas en la zona más baja del pueblo, las ruinas de una antigua iglesia románica conocida como el “convento de San Francisco”, la cuesta de El Seco, el barrio de Las eras o los paisajes de los Arribes del Tormes desde donde poder divisar el Duero al fondo.

Convento de San Francisco. Autor: Tiobabu

6. MIRADOR EL TOROJÓN.

Este mirador es uno de los más visitados de Fermoselle. Para llegar hasta el, tienes dos opciones:

  • Si vas con niños o con personas con movilidad reducida, te recomiendo acceder a través de la calle Peñas.
  • Si lo que buscas es el encanto del paisaje, aunque eso implique tener que subir por unas empinadas escaleras, elige un camino que discurre por una roca de granito. Otra de las dificultades es que el camino no está señalizado, sólo te puedo decir que el punto de partida se encuentra al final de una calle con un nombre muy peculiar “El Guapo”, a partir de aquí, las indicaciones se las deberás pedir a los habitantes del pueblo que te encuentres.

Una vez llegado al mirador, todo esfuerzo realizado valdrá la pena al contemplar ante ti unas vistas panorámicas únicas. De un solo vistazo permite ver el núcleo urbano, observar el conjunto histórico-artístico de Fermoselle: la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción junto a la torre del reloj del Ayuntamiento y los restos del Castillo de Doña Urraca. Y si levantas un poco la mirada, podrás contemplar los Arribes del Duero y nuestro país vecino, Portugal.

Además, para recargar fuerzas para la bajada puedes disfrutar de un rico bocadillo mientras descansas sobre uno de los bancos de piedras.

Casas colgantes. Autor: jjgonzalo.

7. MIRADOR DEL FRAILE.

Este mirado se encuentra en la zona de la presa de Aldeadávila de la Ribera hasta la que se puede llegar en coche.

El año pasado, tuvo lugar la inauguración de un nuevo mirador de nada más ni nada menos que 300 metros de altura sobre el Duero, desde el cual poder contemplar los Arribes del Duero desde otra perspectiva.

Esta impresionante obra de ingeniería hidroeléctrica se encuentra a tan solo siete kilómetros de “el corazón de los Arribes” (denominada así por Unamuno) y ubicada en el mismo centro del Parque Natural donde se encuentra el Duero marcando la frontera.

Te aviso: mirar hacia abajo desde este balcón es una actividad de riesgo, sólo apta para valientes. Te aconsejo que mejor mires a lo lejos para contemplar el encajonamiento del río Duero antes de llegar a la Presa de Aldeadávila.

Esta impresionante pasarela sobresale al vacío y cuenta con un suelo de rejilla en los extremos para sumarle más adrenalina a la experiencia.

Para acceder hasta ella, el camino no es sencillo. Para que te vayas familiarizado con el entorno deberás caminar por numerosas rampas y empedradas escaleras, pero tranquilo, no estarás sólo. A tu paso, te acompañaran revoloteando numerosos buitres leonados o águilas reales, aves protegidas y en peligro de extinción y que, por tanto, debes pararte a contemplar.

Y aprovechando que estas por esta zona, te recomiendo que alargues un poco la visita y te adentres en las calles del pequeño pueblo de Aldeadávila de la Ribera. Piérdete por sus estrechas y empedradas calles con nombre medievales como Cilla, Atalaya o Remoria. Visita algunos monumentos históricos como el mágico palacio del Marqués del Caballero, la iglesia de San Salvador o sus numerosas ermitas. También, puedes acercarte hasta Masueco y contemplar las maravillosas cascadas que esconde o el famoso Pozo de los Humos, con una caída de 50 metros, procedente del río de las Uces.

    

Autor: Toniagusti.

  1. Se encuentra próximo a Fermoselle. A lo largo de la MIRADOR DE LAS ESCALERAS.

ruta te encontrarás numerosos molinos cubiertos de vegetación que han ido escalando por los muros con el paso de los años. A lo lejos, se divisa Portugal al otro lado de las laderas por las que circula el río Duero. El camino es sencillo y lineal, hasta llegar a una señal en donde tendrás que decidirte por dos caminos:

  • Camino del Ordial: Continua por la ruta en la que te encuentras. Camino con pequeñas complicaciones debido a la abundante maleza acumulada, pero con el lujo de poder contemplar diversos molinos con años de antigüedad.
  • Camino del Penao: Si deseas optar por una ruta más tranquila este es el camino que deberás escoger. Además, en él, podrás visitar importantes puntos de interés sin necesidad de desviarte del camino marcado, como: La Fuente del Penao a través de la cual, contemplar unas vistas impresionantes del pueblo. Un pequeño santuario, en el que cada año se reúnen numerosos fermosellanos, la Ermita de Santa Cruz. Y, por último, llegarás al mismo punto que si hubieras optado por la otra ruta, el camino de las escaleras, donde podrás comprobar el esfuerzo y la ilusión que le ponen los ciudadanos al cuidado de sus viñedos.

¡Ah! Otro lugar muy emblemático y lleno de historia es la Casita de Los Carabineros, lugar desde el cual, se controlaba el contrabando realizado desde Portugal mucho tiempo atrás. Detrás de ella, se encuentra el mirador, un extraordinario lugar desde donde observar la belleza de este territorio, podrás divisar: la Comarca de la Raya y el Parque Natural de los Arribes del Duero, haciendo frontera con Portugal.

Te aconsejo hacer esta ruta, sobre todo, en la temporada de primavera para disfrutar de unos paisajes llenos de color y con una fragancia única procedente de las diversas flores que lo tapizan: lavanda, jaras, enebros…

Casita de los Carabineros. Autor: jbizarricas.

8.MIRADOR DEL GRAN MEANDRO DEL DUERO.

Esta bonita ruta del Parque Natural de los Arribes del Duero toma como punto de partida, Fermoselle. Te aconsejo que dejes el coche en la plaza de la iglesia de Pinilla de Fermoselle. Seguir esta ruta no tiene apenas dificultades ya que está muy bien señalizada con indicativos rojos y blancos del GR14 y con un gran panel de la Senda del Duero.

La ruta marcada te permite adentrarte en la naturaleza tan peculiar de esta zona y disfrutar así de su encanto. El camino, continua por impresionantes paisajes en los que, desde hace años, se encuentran ermitas, fuentes y puentes que se mantienen en pie a pesar de haber pasado por diversas catástrofes naturales. Si miras al cielo, tendrás el privilegio de contemplar numerosas aves en peligro de extinción como la cigüeña negra, el águila real o el carroñero buitre leonado.

Desde los primeros pasos ya podrás contemplar a tu derecha la vista del río Duero y los amplios campos llenos de encinas.

Ya en el mirador, tomate tu tiempo y disfruta de las vistas del río en todo su esplendor. Te recomiendo que para conseguir enmarcar este recuerdo te subas a una roca para conseguir capturar una perspectiva perfecta. Por muchos miradores que visites, ninguno te brindará estas vistas tan impresionantes que nos ofrece nuestra caprichosa naturaleza.

Autor: José Rey Martín

9. MIRADOR DEL PUENTE DE REQUEJO.

O más conocido como “Puente de Pino”, debido a su cercanía con la localidad de Pino de Oro, cuenta con un mirador en el lado de la carretera que pertenece a Aliste. En este punto, el Duero ya no hace frontera con Portugal, discurriendo únicamente por la provincia de Zamora.

Sin ninguna duda, este mirador inaugurado en1914 es una de las obras de ingeniería más increíbles de toda España. Un dato curioso que seguro que no sabías es su origen.                          

  Su constructor se inspiró en nada más ni nada menos que en la famosa escuela de Eiffel, para unir ambas comarcas zamoranas: Sayago y Aliste.

Si lo visitas, coincidirás conmigo que a pesar de ser una gran infraestructura consigue a la perfección mimetizarse con el paisaje, al mismo tiempo que nos regala unas de las vistas más simbólicas de los Arribes del Duero.

Además, otro punto a favor es que este puente puedes verlo desde diferentes perspectivas: Desde las alturas a través de un dron, surcando sus aguas subido a un kayak o desde el coche mientras que lo cruzas.

Te recomiendo que una de esas noches estrelladas de verano vayas hasta aquí para contemplar el cielo estrellado en su plenitud.

Puente de Pino. Autor: Jesús Camarero.

10. BANCO DEL HULLÓN.

Bueno y si lo que buscas es la foto perfecta para compartir en tus redes sociales sin duda, este es tu mirador.

En esta pequeña localidad zamorana, Villadepera, se encuentra uno de los miradores más fotografiados de los Arribes de Duero. Ello, se debe a que además de contar con unas vistas panorámicas impresionantes, cuenta con un pequeño banquito de madera por el que han pasado numerosos turistas en busca de la “foto perfecta”.

Para llegar hasta este mirador debes tomar el camino que une Villadepera y Moralina.

Realizar los 4 kilómetros de la ruta a pie es una tarea complicada, por lo que te recomiendo recorrer los primeros kilómetros en coche hasta un pequeño aparcamiento, para poder apreciar el paisaje.

Desde el mirador, una vez hechas las respectivas fotos, aprovecha el lujo de poder divisar el Duero en su estado más calmado debido al salto de Castro.

Autor: Verdenosa.

Así que ya sabes, no lo dudes más y ven a conocer estas maravillas que alberga el entorno de los Arribes del Duero.

Y por supuesto, para una experiencia completa y el máximo disfrute, ponte en contacto con nosotros. Además de ofrecerte alojamiento y productos de la zona de calidad, ideales para poder recorrer estas rutas, te facilitamos toda la información que requieras.

Cuenta con nosotros: La Posada Doña Urraca, Fermoselle (Zamora).

DIRECCIÓN: C/ Requejo, 272. Arribes del Duero

 

Newsletter

Inscríbete en nuestro boletín y recibirás noticias acerca del entorno, ofertas en nuestra posada y códigos de descuento para obtener el mejor precio en tu reserva.

Utilizamos cookies propias y de terceros con diversas finalidades tales como: registrar su actividad en el sitio web y optimizar y mejorar nuestros servicios. Entendemos que acepta el uso de cookies si siguen navegando por la web. Podrás obtener más información sobre las cookies enPolítica de Cookies